#BuyMyVitara

Si pensabas que jamás comprarías un auto del 96, espera a que veas este comercial. Ahora 2 millones de personas lo quieren comprar.

Para la mayoría de nosotros, vender un coche usado generalmente implica poner un anuncio en una web popular o en la sección correspondiente de un periódico. Pero cuando Eugene Romanovsky quiso vender su viejo todoterreno, quiso hacerlo creando el anuncio más espectacular para su Suzuki Vitara del 96.

Usuando sus conocimientos de efectos visuales, este letón residente en Israel creó un vídeo épico de 2 minutos mostrando todo lo que su fiable coche puede (y no puede) hacer. Desde conducir bajo el agua a visitar el espacio, a un safari con dinosaurios y salir en Mad Max… no nos sorprende que este vídeo haya sido visto más de 2 millones de veces desde que lo subió a Youtube hace poco. Aquí lo puedes comprobar. ¡Prepara palomitas!

“Mi mejor amiga”. Así presenta su camioneta al comienzo del video, titulado “#BuyMyVitara (CompreMiVitara)”. También dice que la tiene desde hace diez años, lo que podría devaluarla, ya que significa que tuvo otros dueños antes.

El clip combina una descripción de las características del vehículo con imágenes que lo muestran en entornos naturales, en los que enfatiza su potencia todo terreno. Hasta ahí parece ser un comercial profesional realizado por el fabricante.

Pero el video se pone más interesante cuando, tras andar a toda velocidad entre leopardos y otros animales salvajes, la Vitara aparece entre dinosaurios y tiburones (sí, aparentemente puede convertirse en submarino). El toque final lo da cuando se convierte en cohete y vuela hasta la Luna.

Eugene Romanovsky reconoce al final del video que no todas esas escenas son reales, pero lo utiliza a su favor: “Eso explica que la camioneta esté en tan buen estado”, dice. No aclara el valor por el cual la ofrece, pero invita a los interesados a contactarse a través de Facebook.

El dueño no es un improvisado. Trabaja como supervisor de efectos especiales en el estudio de animación Gravity, con sede en Tel Aviv, Israel.

About the author